Por San Blas, la cigueña verás.

“Febrerico el corto, un día peor que el otro”
“Año bisiesto, año funesto”
Y nosotras nos preguntamos, ¿a qué viene tanta inquina, tanto rencor? ¿qué pasa con febrero?
Que porque sea el rarito , y no se decide, ¿ya no mola?, ¿no puede tener dudas?. Millas o yardas,  pelo afro o mechas californianas, torreznos o patorrillo. Pues si, es caprichoso, ¿pero quién no lo es…?
“Día arriba día abajo, el cencerro con badajo”
Febrero es mes de ventosidades y regûeldos. No hay nada como un buen cuesco después de meterse entre pecho y espalda un Romanescu a la Cheslong, (miembro, pelín hipter, del clan de las crucíferas, rollizas y turgentes, tan propias de esta época del año).

_MG_5531

Sinfonía No3. Flatulencia en Sol Menor. Allegro ma non troppo.

Y además, tenemos el santoral a rebosar, hasta las mismísimas cartolas, santa Águeda, san Blas, san Violentín, las candelas, y este año don Carnal, que no es santo, pero le veneramos como tal. Aunque nosotras seamos más de vísperas, una santa viste mucho.
Y como buenas mamíferas que somos, en febrero entramos en celo. ¡Avisao queda!.

 

Pd.- Al ser ser 2020 y caer en bisiesto, hemos aprovechao pa apuntarnos a un curso intensivo de inglés acelerado y cinquillo clásico.

“Año bisiesto, ni aquello ni esto”

people dixit.

Caga el cura, caga el papa y de cagar nadie se escapa

Sabemos que, como personas humanas que sois, estos meses sin nosotras han sido áridos, farragosos, y aburridos que te cagas. Por ese motivo estamos aquí hoy, 19 de noviembre, día mundial del retrete (ojo, que es cosa de la ONU, pero menuda falta hacía).

Tantos buenos momentos hemos pasado, a lo largo de nuestras vidas, tras esas puertas de urinarios de taberna…

Esas lecciones de filosofía urbana garabateadas en el dorso, fruto de necesidades y pasiones.

undefined

Esos coqueteos con las drogaínas bajo luces tenues en el inodoro.

Esas nalgas de acero forjadas a base de miccionar en letrinas de eslalon.

Esos adolescentes tactos torpes en los excusados de cualquier colegio concertado.

Albricias y alabanzas debemos rendir a tan insignes lugares, que no podemos por menos que deciros que “Quién va a cagar y no se pee, es como el que va a la escuela y no lee”.

Miren Bakarne aliviándose.

Quién contra el aire quiere mear, por fuerza se ha de mojar.

Mesenterio,la familia y uno más

Tras sufrir mobbing intestinal durante siglos, por fin se ha hecho justicia con un órgano ninguneado hasta la saciedad. El mesenterio ha alcanzado su estatus. ¡Qué alegría tan grande!.

z01                       Mesentéricas perdidas disfrutando de la confirmación tan esperada.

El sentirse señalado por ser un pliegue de mierda, ha minado mucho su autoestima. A ver; que bonico no es, pero eso no es óbice para no darle una oportunidad.
 Nosotras ya nos lo  llevábamos oliendo un tiempo, básicamente, desde que nos lo comentó Leonardo Da Vinci, mientras degustábamos unos fetuchinis al pesto.”Que no es pliegue, que yo los pliegues los conozco como si los hubiera defecao, que es órgano”, decía Leo rechupeteándose los dedos.
Gora el mesenterio!!      GORA!
¡¡¡Vivan los órganos intestinales!!!       ¡¡VIVAN!!

“Amor de monja y pedo de fraile, todo es aire”

Anónimo.