Todas somos becarias

Kaixo lagunak!
En este viaje por la condición humana, propia y ajena, en el que me encuentro inmersa, me dio por ir a unas jornadas micológicas.
Y allí, entre perretxikos, monguis y senderuelas, conocí a una gente super dinki winki.
Nuestro cometido es dominar el mundo. Lo tenemos muy claro. ¡Menuda cuadrilla me he echado!

IMG_8449Instantánea de Mari Domingi y sus secuaces maquinando maldades a cascoporro.

Nuestro plan consistirá en infiltrarnos como becarias en los restaurantes que más michelines tengan y ya desde ahí manejar los hilos.
No hay quien se resista a un buen carpaccio de torrezno con unas gotas de ácido lisérgico (que nos queda niquelao), o a una deconstrucción de tortilla de esporas de mongui con patata alavesa (ya más rural).
¡Estáis a nuestra merced! ¡CABRONES! JAJAJAAAAA*

*( léase esta última frase con terribles ruidos de rayos centellas)

 

“A la humanidad se le conquista por el estómago”

Carpanta dixit

Anuncios

Solanun tuberosum… por la gloria de mi madre

La patata, el tubérculo por antonomasia.
Planta solanácea y no por eso menos glamurosa, porque donde hay un buen rizoma, no manda marinero.

IMG_0279

Prudencio Kennebec y Esti Monalisa, tonteando en Santa Cruz de Campezo.

Tía ecléctica, camaleónica y versátil, igual acaba con una hambruna, que te almidona el ajuar. Por no hablar de cuando le da por fermentar.

IMG_0288

Foto archivo de la Destiladora Alavesa.

Ya la música le dedicó la obra maestra “el corro de las patatas”, y consagró al insigne grupo “The Mamas & the Papas”, claramente en alusión al tubérculo que nos ocupa.

Pero donde realmente ha triunfado, ha sido en las cocinas del mundo, dejándonos verdaderas joyas como calderetas, papas arrugás, cachelos, patatas a la riojana, etc…
Y la gran diva, la inimitable, ella… el cuerpo…con o sin cebolla, la más grande… la Tortilla de Patata.
Como buenas mitómanas que somos, hemos cogido un charter y nos hemos plantao en Las Vegas, para intercambiar inquietudes con nuestro ídolo.

IMG_0295

Selfie con Mr Potato. Qué solanácea tan versátil.

“El corazón me palpita como una patata frita”

Anónimo.