Grafemas, fonemas y enemas.

 

En este soleado día de febrero, no podemos obviar el tema espinoso, y no por ello menos interesante, de la consonantes.
La erre, decimonovena letra del alfabeto español, ¡qué fuerza tiene la jodía!, no hay un fonema más vibrante (pulsa en lo rojo, ¡recoño!)
Es una P transformer, que asoma la patita o el pollón, según se mire, alcanzando su máxima expresión con vocablos como parrús, porrusalda, porro… donde ambas letras se funden en una orgía alfabética.
El grafema imprescindible en cualquier infinitivo per secula seculorum. Amen.

001

Comprobando el vibrato, en la controvertida Cámara interestelar de Tardajos de la Sierra.

 

En los meses con R, cuan caprichosa es la epidermis, que cuando el astro rey brilla, en to lo alto, se resiente hasta las trancas y más allá.
Verbigracia, ” el sol de marzo pega como un mazo”, “no pongas la cabeza al sol, que adobas el catarro”.
Sin embargo pal tema del marisco, son unos meses esplendidos, ya que en el resto, están dados al folleteo y crianza de sus retoñitos.
Verbigracia again, “quien quiera peces que se moje el culo”

 

“Cuando el cura se va a peces, donde irán los feligreses”

Rodolfo Langostino.

 

Post data.- Próxima charla sobre la R en la R.A.E (institución con quien no nos hablamos) en la casa de cultura y espectáculos “Ricky Martin”, Villanueva del Pardillo (Madrid).

 

Elucubrar y lubricar. La duda ofende.

Hoy nos invade uno  de los grandes enigmas de la humanidad.
¿Lubricas cuando elucubras?
¿elucubras en exceso?
¿te quedas corta lubricando?
¿cómo me la elucubraría yo?
Devanándonos la sesera con tanta incógnita, hemos decidido pasar a la acción.

IMG_9501Foto archivo. Dándole al tema en plan empírico.

Tras el trabajo de campo, somos incapaces de discernir.
¡Lubricar y elucubrar, todo es empezar!

 

 Post data: ¿sabes lo que pasa cuando dices que lubricas? Uh, ah, ah, uh, ah. ( léase con música de fondo Arriquitaun)