Quemando rueda

Estamos a día 18, con el año recién estrenao y consideramos (después de unas jornadas deliberando sesudamente) que damos por perdido el año con sus propósitos y demás mamandurrias.

Living the moment!

Araceli quemando rueda, que no llega al bufet libre.

No hay tiempo que perder. La vida se nos escurre como el agua en una cesta. las buenas intenciones son como una piedra en el camino, que me enseño que mi destino era rodar y rodar… (rodarrrr y rodarrr)

Este año no me pierdo una romería, menuda burra me he echao.

Ahora, lo que nos pide el cuerpo es estar a full, on the top, puro trendin topic. Estamos entregadas a la vida disoluta, ésto si debería ser meinstrein y no las tontunas del twister.

Siendo el 2022 el año del tigre de agua, sobran palabras. ¡O me lo come él o se lo como yo!


Como diría un aclamado poeta; cuanto más acelero, más calentita me pongo.

Caga el cura, caga el papa y de cagar nadie se escapa

Sabemos que, como personas humanas que sois, estos meses sin nosotras han sido áridos, farragosos, y aburridos que te cagas. Por ese motivo estamos aquí hoy, 19 de noviembre, día mundial del retrete (ojo, que es cosa de la ONU, pero menuda falta hacía).

Tantos buenos momentos hemos pasado, a lo largo de nuestras vidas, tras esas puertas de urinarios de taberna…

Esas lecciones de filosofía urbana garabateadas en el dorso, fruto de necesidades y pasiones.

undefined

Esos coqueteos con las drogaínas bajo luces tenues en el inodoro.

Esas nalgas de acero forjadas a base de miccionar en letrinas de eslalon.

Esos adolescentes tactos torpes en los excusados de cualquier colegio concertado.

Albricias y alabanzas debemos rendir a tan insignes lugares, que no podemos por menos que deciros que «Quién va a cagar y no se pee, es como el que va a la escuela y no lee».

Miren Bakarne aliviándose.

Quién contra el aire quiere mear, por fuerza se ha de mojar.

Cómeme tol epicúreo.

Estamos inmersas en una investigación de tomo y lomo…con pimientos.

Una fría mañana de febrero, recibimos la llamada del mismísimo Varoufakis (parecía agosto), para citarnos una vez más, a las 5 en la Acropolis.

Ese cuerpo deseable requería nuestros servicios para hacer un master sobre algunas corrientes filosóficas que van por la calle.

Nosotras que somos muy empíricas, nos hemos venido arriba en el trabajo de campo.

¡Coño, medio pollo farlopa!

Nos hemos infiltrado en las B.A.F (bandas azotacalles filosóficas) que defienden a ultranza sus movidas tochas.

Tras el cuerpo a cuerpo con «La cosa nostra epicurea», «los estoico kings» y «la yakuza escéptica» irremediablemente hemos sucumbido a la ataraxia. Tiempo hacía, que no se nos ponían los pezones como meñiques de gorila.

«Agua que no has de beber, déjala correr»

Sabiduría popular griega.