4715. Año del Gallo, con su pluma, su cresta y su chorro de voz.

A nosotras, que nos gusta más una celebración que a Pitita Ridruejo un Oremus, nos congratula sobremanera, la llegada del nuevo año chino.
¡Qué jodíos!, casi un mes festejando que te crio.

img_8645Cixí, en sus jardines imperiales disfrutando como una perra.

Con la atracción casi animal que sentimos por todo lo oriental, esos jarrones de los Ming de toda la vida de dios, ese cerdo agridulce y esos bazares que no tienen fin, no podíamos faltar a este festival de colores saturados y sabores arrebatadores.

img_8518Instantánea del gran desfile de ayer. Usera, 8 post mediante.

Nos hemos venido al epicentro, al mismísimo Usera a disfrutar del gran programa de actividades, que han elaborado mientras saboreaban un pato laqueado que quitaba el sentío.
 Como fans incondicionales que somos de  Tumbaíto, hemos acudido a  la cita con su arte.

“No soy un panda grande y gordo,

soy el panda grande y gordo”

Po (kunfu panda)

Procastinando voy, procastinando vengo y por el camino me entretengo.

 

Nos vemos inmersas, una vez más (again), en un verbo de la primera conjugación que tantas satisfacciones nos produce; PROCASTINAR.
El arte de dejar una cosa pa hacer otra, pa no hacer ná o, si eso, pa ir pensando si luego lo hacemos o nos seguimos tocando el parrús.
Llegadas estas fechas de iniciar en general y abandonar en particular cualquier cosilla que se tercie…este vocablo nos viene como birra al gaznate.
El gran icono, el único, el inigualable, el procastinador nivel dios de todos los tiempos, es él.

z01

Mona Lisa Gherardini, ¡qué control de esfínteres!

El porrón de años que tuvo posando a esta pobre mujer,  que le pasaba lo que todas nosotras, que  vez de ir a dar unas pinceladas, te lias a preparar una crujiente de folín culé a las finas hierbas, buscar pelusillas en el ombligo o inventar la bicicleta.
Es lo que tenía el cinquecento.

leo-y-vitruvio

Leonardo con Vitruvio, proporcionado a la par que perruno.

Procastinar es muy bonito, se puede hacer sin parar de crear, ahí tenemos a Leo.    Moderadamente…procastino pero solo la puntita.    O postergar y retrasar para nunca empezar, hasta el infinito y más allá.

“Por la calle del después se llega a la plaza del nunca”

  Luis Coloma, escritor, periodista y jesuita español.

presuntos placeres 1

Hoy queremos abordar un tema que nos pone mucho:  los pequeños placeres cotidianos.
Esas pequeñas delicatessen de la vida misma que aúnan a la humanidad y no entienden de clases sociales, razas, sexos, alturas, anabolizantes y mucho menos de metáforas o perífrasis inconclusas.

 

Que levante la mano a quien no le mole hacer traska en el plástico de bolitas de embalar!

_MG_7266

 

Lo que mola rascarse las marcas del elástico de los calcetines cuando llegas a casa, después de haber salido con 2 grados y vuelto con 18, algo muy común por estos lares.
¿Y qué nos decís de comer el kurrusko del pan antes de llegar a casa?, hacer barquitos en las ensaladas, leer las cartas de los vecinos, el olor de tus propias ventosidades…
Vamos, un mundo de ilusión y fantasía que se remata con el gustirrinin que da reventar granos a diestro y siniestro.

_MG_7269

Instantánea de la explosión purulenta

Ese clásico apretón que te da en Versalles, ahí… sin previo aviso, rodeada de siglos de cultura y arrobas de sapiencia…

_MG_7262

Cuando, por fin, divisas la toilete, allá en lontananza,  empiezas a ver la luz al final del túnel…
Tu vida cobra sentido!!!

_MG_7274

Hete ahí el acabose del disfrute.

 

“Pájaro viejo no entra en jaula”