No Name

Al tener cerrados los garitos, nos hemos visto abocadas al análisis exhaustivo de la tan ponderada “nomenclatura”.

Ella, que lo mismo está en palacios suntuosos, compuestos gaseosos o prefijos provinciales (979, Palencia y municipios colindantes).

Imaginarse qué fregao, si las cosas u conceptos careciesen de nombre. Acércame el chisme ese, que está ahí en eso…ostias ya!

Me siento perdida, sin rumbo y en el lodo

A veces nos da por movidas mucho más tochas, tochísimas. Llevamos 4 días con la berrea a vueltas. Como reclamo sexual nos parece pelín arisca, pero como canto gregoriano no tiene parangón. ¡Virgen del santo sepulcro!

Por no hablar de las míticas bolas de pelo que habitan en el desagüe de la ducha, un fenómeno digno de investigación, hemos contactado con Iker pero está de que no.

Pd.- Pena de Jiménez del Oso, dios lo tenga en su gloria.

Escabechando enemas

Encontrámonos expectantes y extasiadas ante su extensa existencia.

Nos embelesa con sus encantos, excitándonos en demasía.

Empecinadas estamos en ensalzar su ecléctica elegancia.

He aquí la E.

Eeeeeeeeeeeeeeeh…

Estampa del escarceo en ciernes. Edurne to empoderada y Eneko el epicúreo a la espantá.

Y a continuación, nos disponemos a enumerar una jartá de palabros con la E.

Porque ella lo vale.

Estepona(Málaga), emanems, escurrajas, emérito, emponzoñar, ensalada Cesar, revuelto de espinacas, escapulario, endrogás, se empieza por la marihuana y ya se sabe como acaba. “AR”(me lo dijo Ane)

La suerte está echada.

Bona nit!

A nosotras, el martes y 13 nos come tol potorro. Y este año con alioli.

Somos negacionistas numéricas, no ha nacido fecha capaz de escoñarnos el día, ni la noche…of course.

Y es que no tenemos horario, ni fecha en el calendario, ni perrito que nos ladre, ni este cura no es mi padre.

Somos ninis perdidas.

No lo veis, pero nos están comiendo el coño. Tal cual.

A ver…, que no queremos adoctrinar a nadie, nos sale de natural. Es que somos muy campechanas, muy eméritas.

A nosotras lo que nos priva es estar dabuten, de puturrú, más agusto que un arbusto, lo que viene siendo txatxi piruli (juan pelotilla).

Y el que llegue el último, Julio Kageta.

“Cuando la suerte está mala, de adentro me resbala”

(el aliloli ayuda)